Cambio climático: Estudio proyecta un alza en las temperaturas y una disminución de las precipitaciones en Chile

Sequía en Chile

Según un análisis realizado por un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile, el futuro para el país en términos de temperaturas y precipitaciones no será tan bueno. El cambio climático tiene mucho que ver en este resultado.

Una proyección para 400 lugares del país en cuanto a temperaturas y precipitaciones, es lo que hicieron cinco investigadores de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile este año. Ocupando diferentes sistemas de simulación, pudieron averiguar cómo cambiara el clima en todo Chile en un periodo de 100 años.

De aquí a 2100, las temperaturas máximas y las mínimas aumentarían en todas las regiones de nuestro país durante todas las estaciones, según lo establecido en el estudio publicado por la revista científica “Climate Dynamics”.

A resumidas cuentas, las proyecciones más optimistas indican que las temperaturas generales podrían subir 2°C. No obstante, si las consecuencias del cambio climático actual se siguen sosteniendo en el tiempo, las temperaturas podrías ascender más de 6°C. Además, en las regiones de Atacama y Los Ríos, las lluvias disminuirían un 60%, caso inverso a las regiones altiplánicas y australes, que verían un aumento del 40% y 20% en sus precipitaciones.

Aumento de las temperaturas

El citado estudio divide el futuro en tres periodos, respecto a temperaturas mínimas y máximas. En cuanto a las mínimas, en el periodo que abarca la actualidad hasta el 2035, las temperaturas mínimas subirán en 2°C. Desde 2046 a 2065, Chile podría aumentar sus mínimas en otros 2°C. Finalmente, en el futuro más lejano comprendido entre 2081 y 2100, ya las temperaturas podrían aumentar más de 6°C.

En cuanto al aumento de las temperaturas máximas, el cambio climático a futuro causaría resultados parecidos, aumentando de dos en dos grados las temperaturas en los tres periodos. Si ya existen temperaturas veraniegas que alcanzan los 37°C y 38°C, en 2100 podrían ascender a los 43°C o 44°C.

El futuro de las lluvias

Al hablar de las precipitaciones, los cambios generados son mayores. En el escenario más próximo, entre las regiones de Valparaíso y Aysén, las lluvias podrían disminuir entre un 20% y un 80%. Para las regiones de Atacama y Los Ríos, la proyección indicaría una disminución del 60% o más de las precipitaciones en el periodo de 2081 a 2100. Un 40% y un 20% aumentarían en el altiplano y la zona austral.

En los meses de invierno, es en donde el cambio climático respecto a las lluvias podría ser más fuerte, ya que estas se reducirían en gran parte del país, desde Atacama a Magallanes. Por el contrario, en verano, las precipitaciones podrían aumentar en Antofagasta y Atacama.

Lo que provoca el cambio climático

Sequía

El estudio deja en claro que la zona central de nuestro país sería la más afectada, ya que, las temperaturas aumentarían a nivel general y las lluvias se verían reducidas. En este sentido, otro cambio que se prevé es el desplazamiento de la isoterma 0 a zonas más elevadas, lo que causaría una reducción de áreas con nieve, y por ende, una disminución de las reservas de agua dulce.

Todo esto, según indican los investigadores, impactaría gravemente a los ecosistemas de nuestro país, no solo considerando a las especies animales y a las plantas, sino que también a la población humana. En un futuro más árido, la producción de todo tipo de alimentos podría verse afectada, al igual que la producción de agua, lo afectaría directamente la calidad de vida de las personas.

Dentro de las áreas más afectadas por las consecuencias del cambio climático, estaría la producción agrícola. Las frutas, por ejemplo, necesitan exponerse al frío para poder desarrollarse en su etapa inicial, algo que sería más complejo si es que aumentan las temperaturas.

¿Cómo cambiar esto?

La mejor forma de cambiar el futuro y frenar las consecuencias que deja el cambio climático, es promover políticas que promuevan a la disminución de los gases de efecto invernadero, que son los que finamente calientan nuestra atmósfera. En este sentido, el Gobierno chileno tiene una agenda que pretende reducir las emisiones de carbono en un futuro próximo.

No obstante, nada de eso sería posible sin el apoyo de la ciudadanía. Es nuestro deber encontrar formas alternativas de transporte, que no contaminen el aire y a la vez aumenten la temperatura. En esta línea, ya han comenzado a surgir alternativas limpias como la bicicleta, con la creación de distintos vehículos eléctricos.

Compartir:

Sé el primero en responder

Deje una respuesta

Tu dirección de correo eléctronica no será publicada.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.