¿Quieres ayudar al planeta? Entonces construye tu propio huerto urbano

Huertos urbanos

La mayor parte de la población mundial habita en ciudades y, según datos oficiales, esta tendencia irá en aumento. De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para el 2050, el 68 por ciento de los habitantes del planeta vivirá en zonas urbanas. Esto supone un importante desafío, no sólo para las autoridades, sino para todos nosotros: ¿de qué forma podemos adaptarnos a un entorno cada vez más urbanizado alejado de la naturaleza?

Habitar la ciudad significa distanciarse de los beneficios que ofrece la vida rural, como la falta de estrés, contaminación y el cohabitar en armonía con los elementos. Esto también condiciona nuestra alimentación y nos priva de disfrutar los alimentos que podemos obtener de las granjas en el campo. A raíz de este problema, desde hace algunos años se ha ido consolidando una tendencia que acerca la alimentación sana a las ciudades de una forma sustentable.

Se trata de los huertos urbanos, opción que muchos han elegido como una manera de cosechar sus propios alimentos, aprovechando cada rincón disponible que uno tenga en casa.

¿Cuáles son los beneficios?

Poseer un huerto urbano nos permite nutrirnos con una dieta más sana y orgánica con alimentos naturales que no tienen químicos ni sustancias tóxicas. Además, muchas personas utilizan esta práctica autosustentable como una manera de estar más en contacto con la naturaleza y combatir el estrés y el ritmo acelerado que impone la vida en la ciudad. También, los huertos urbanos son una buena forma de reducir los índices de contaminación y frenar el avance del cambio climático.

Manuel Casanova Pinto,  académico de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile, destaca que “la agricultura urbana puede llegar a ser más eficiente que la tradicional, además que permite la seguridad alimentaria de las familias en tiempos de escasez de alimentos”.

¿Cómo empiezo?

Comenzar un huerto urbano puede resultar una tarea sencilla pues supone el aprovechamiento de espacios y objetos que todos tenemos en casa. En este sentido, quizás lo más importante sea usar el ingenio. Como punto de partida puedes buscar un lugar desocupado que cuente con generosa luz natural durante gran parte del día. Para esto te sirve un jardín, patio, terraza si vives en departamento o una habitación bien iluminada. También necesitarás distintos recipientes que puedas improvisar como maceteros, además de una pala, tierra de hoja y compost, abono hecho a base de materiales de origen orgánico. En esta etapa procura ser sustentable y recicla objetos que ya no utilices como botellas vacías, baldes y cajas de madera.

A continuación, deberemos preocuparnos del sistema de riego que utilizaremos, lo cual dependerá del tamaño de nuestro huerto. Si es pequeño, lo mejor sería realizarlo de forma manual, evitando el agua en exceso por el daño que puede causar en nuestras plantaciones. Si el huerto es más grande, podemos optar por un sistema de riego por goteo o bien una jardinera con autoriego, lo cual es una buena forma de mantener el sustrato húmedo constantemente.

¿Qué es lo siguiente?

Luego tenemos que decidir qué es lo que queremos plantar. Esto tiene mucho que ver con la época del año en la que nos encontremos además de nuestros propios gustos. Una buena recomendación para alguien que recién comienza con su huerto urbano es elegir verduras que sean fáciles de cultivar, como ocurre con tomates, zanahorias, espinacas y pimentones. También, puedes utilizar tu huerto para plantar flores y hierbas medicinales, como una forma de complementar tu dieta saludable y disfrutar de un rico té preparado con tus propias plantaciones.

Respecto al uso de semillas ecológicas, plantones y sustratos, te recordamos que actualmente existe una amplia oferta de estos productos en el mercado como una forma de facilitarle la tarea a quienes se aventuran por vez primera a crear su propio huerto urbano, una tendencia positiva que también ha sido destacada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), y que se ha convertido en una manera sustentable de estar en contacto con la naturaleza, cultivar nuestros propios alimentos y ayudar a frenar la contaminación de las ciudades.

Compartir:

Sé el primero en responder

Deje una respuesta

Tu dirección de correo eléctronica no será publicada.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.