Salud mental: la deuda que la pandemia cobró

salud mental

Sensación de desesperanza, desgano, sentimientos de impotencia, crisis de pánico y cansancio excesivo. Estos son algunos de los síntomas que describen alguna patología de salud mental y que cada vez afecta más a chilenos y chilenas.

Y es que la salud mental en nuestro país siempre ha sido un tema postergado o poco priorizado. Sin embargo, la llegada de la pandemia a Chile dejó entrever que este es un tema que no puede seguir esperando ni un segundo más.

Precisamente, durante esta crisis sanitaria, se vio una fuerte alza en consultas médicas por patologías de este tipo. Y era esperable, tomando en cuenta que se han vivido días de incertidumbre laboral, económica, familiar y sobre todo de salud. Sin embargo, esto viene de mucho antes.

Para muchos, la pandemia trajo consigo consecuencias en el ámbito laboral, con mermas en los ingresos o, de plano, la imposibilidad de sacar adelante su fuente laboral, quedando a la deriva en medio de la crisis y la incertidumbre.

Para otros, la pandemia arrebató algo más importante aún: un familiar o un amigo, lo que, sin duda, dejó como consecuencia muchas de estas patologías.

Chile y la salud mental

Según la Organización Panamericana de la Salud, OPS, la salud mental es un área de la salud pública compuesta por varios dominios, entre ellos -y desde el punto de la vista de la salud- la promoción y prevención primaria, y -desde el punto de vista de la enfermedad- la recuperación de la salud mental y la disminución de las discapacidades de trastornos psiquiátricos.

En este sentido, Chile se caracteriza por tener un tipo de salud más bien curativa que preventiva. En su mayoría, los esfuerzos se dedican al segundo punto de vista. Mediante diversas acciones y programas en torno a la salud mental, las que claramente no son suficientes.

Si bien es cierto, antes de la pandemia, Chile ya enfrentaba un escenario complejo en torno a la salud mental. La última Encuesta Nacional de Salud Mental (ENS) señala que el 15 % de la población mayor de 18 años sufre cuadros como la depresión. Además de un preocupante y alto nivel de consumo de alcohol y drogas en adultos y adolescentes.

Consecuencias sobre la escasa salud mental

Y esto también ha traído consecuencias en el ámbito laboral: existe un 22 % de licencias médicas por enfermedades de tipo mental. Siendo estas la primera causa de ausentismo en el trabajo.

La salud mental en Chile es preocupante: la Organización Mundial de la Salud (OMS) sitúa a nuestro país por sobre el promedio de casos de depresión. Sin duda el confinamiento, la carga laboral excesiva en pandemia y las consecuencias económicas y de salud que trajo el Covid 19, han agudizado aún más las cifras.

salud mental en chile

La salud mental cada vez afecta más a chilenos y chilenas

Otro tema importante es el financiamiento. En Chile se gasta solo el 1,9 % del presupuesto total en salud, cifra muy por debajo del 5 % que sugiere y establece la OMS para que la población tenga acceso y tratamientos eficaces para contrarrestar las consecuencias de padecer una enfermedad de este tipo.

Por otra parte, también existen condicionantes socioculturales que dejan a un grupo de la sociedad mucho más expuestos a estas patologías. La misma OMS señala que la inseguridad, bajo nivel educacional o una vivienda inadecuada, son factores asociados a los trastornos mentales. Agregando que la depresión es 1,5 a 2 veces más prevalente en personas de bajos ingresos.

Esto también se agrava con la brecha en la cobertura en salud, ya que solo un 19 % de las personas que requieren esta atención, tiene cobertura. Lo que es preocupante si se toma en cuenta que en la atención primaria es donde se pueden diagnosticar y abordar estas enfermedades para evitar consecuencias mayores.

Compromisos: accesibilidad a tratamiento y mejoramiento de la calidad de vida

Es muy probable que la pandemia y sus consecuencias sean algo que sigamos viviendo durante mucho tiempo más. Sin embargo, es menester que el Estado promueva políticas públicas que mejoren la calidad de vida de la sociedad. Y de esta manera, prevenir el consecuente sufrimiento de patologías de tipo mental.

En este sentido, los especialistas en el área señalan que el problema de la salud mental va más allá de sufrir una patología de este tipo, las que por cierto requieren tratamiento farmacológico y de terapia. Sino que se deben implementar de manera urgente estrategias que prevengan y den atención a temas en los ámbitos familiar y comunitarios.

Pero, por otra parte, también se debe mejorar el acceso a la salud pública para que quienes ya poseen una enfermedad de este tipo, puedan asegurar un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado. De manera tal que, quien sufre alguna enfermedad incapacitante, como lo es la depresión o alguna de tipo ansioso, pueda tratarse de forma adecuada. Y para esto, se debe aumentan el presupuesto en este ítem.

Ahora viene la redacción de la nueva Constitución y el Chile post pandemia. Es de esperar que se tomen acciones concretas en este tema, para darle a la salud mental la importancia que requiere.

Compartir:

Sé el primero en responder

Deje una respuesta

Tu dirección de correo eléctronica no será publicada.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.