La revolución de las carreras callejeras, ¿por qué siguen ocurriendo?

carreras clandestinas

Aunque los temas en seguridad vial han tomado más fuerza en el último par de años, esta clase de eventos siguen ocurriendo con regularidad entre los jóvenes llenos de adrenalinas y apasionados por el mundo automotor.

Pero ¿a qué se debe realmente? ¿jerarquías? ¿sentido de pertenencia a una especie de tribu urbana? ¿mera diversión? ¿necesidad de poder? ¿pasión por los autos? ¿dinero? ¿simple moda? ¿subcultura?

Lo cierto es que estos jóvenes y adultos participantes de las carreras callejeras son amantes del tuning y les gusta probar sus vehículos repotenciados a un nivel realmente extremo, con el propósito de probar su eficacia y ser el mejor por encima del resto.

Se debe tener en cuenta que un vehículo optimizado para carreras no es candidato para contratar un seguro de auto, por las condiciones a las que se somete el vehículo, las pólizas podrían llegar a ser muy elevadas.

Por otra parte, hay quienes se toman muy en serio este papel de manejar con desenfreno y vencer a distintos vehículos en carreras absurdas y de gran riesgo con el propósito de ser catalogado como el más rápido de la zona.

En este sentido, son muchos factores lo que están en juego y siguen influyendo en la propagación de esta práctica que para unos cuantos ya es considerada una especie de deporte.

Algunos motivos de estas carreras

  • La sed de poder. La gran mayoría de las personas que participan en estos eventos sienten la necesidad de ganar un título o reconocimiento, además de tener cierto poder dentro de un grupo por ser nombrado como “el mejor” en las carreras.
  • Mucha adrenalina. Otros son más salvajes y les gusta experimentar la adrenalina que se siente cuando se maneja a tal velocidad, incluso hay personas que aprovechan las calles en las madrugadas para correr en sus vehículos lo que es sumamente peligroso y está fuera de las condiciones “óptimas” (que no son realmente óptimas) en las que se supone deben realizarse estas carreras. El tema adrenalina también se ve presente por lo clandestino de estos eventos, al no ser legales los participantes están expuestos a multas u otras formas de castigo.
  • Pasión por los autos. El conocido “tuning” o repotenciamiento de autos también tiene mucho que ver, quienes participan en estas carreras son amantes de los autos y les gusta probar sus vehículos una vez le han hecho tantas mejoras. Además, los espectadores de estos eventos suelen ser aficionados por los autos que si bien no se atreverían a participar disfrutan mucho viendo las carreras y detallando las características de cada vehículo.
  • Cultura popular. La televisión también tiene mucha influencia en esto ¿a quién vamos a engañar? Películas como “Rápido y furioso” u otras historias de autos muestran un escenario muy irreal en cuanto a las corridas de autos que solo despiertan curiosidad en los jóvenes que no son capaces de medir consecuencias y pensar con raciocinio.
    Además, para este punto estas carreras ya se han popularizado demasiado como para pensar que bajarán su regularidad.
Compartir:

Sé el primero en responder

Deje una respuesta

Tu dirección de correo eléctronica no será publicada.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.