La ola feminista en Chile

Fenimismo en Chile

Durante las últimas semanas se ha podido notar la presencia feminista en las calles, con manifestaciones de diversas clases e incluso diversos enfoques en su manera de demostrar su enojo e incomodidad.

Los objetivos, sin embargo, son claros: una educación no sexista, mayor atención por parte del Estado a las denuncias por acoso, abuso sexual y violencia de género y el fin definitivo de estas problemáticas.

Todo comenzó el día 17 de abril con la toma y manifestación de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Austral (Uach), quienes manifestaban su molestia afirmándose en la siguiente declaración: no recibían respuesta de las autoridades ante las diferentes denuncias contra docentes por abusos sexuales.

Este hecho, logró hacer sentir identificada a cientos de mujeres en el país que alguna vez han sido víctimas de acoso o violencia, así como también fue un despertar de conciencia para muchas otras quienes ahora pueden notar que se están perdiendo sus derechos y el respeto que merecen.

Seguidamente, una cantidad enorme de mujeres se unieron a la intención y comenzaron a manifestarse tomando centros educativos y evitando el acceso a sus instalaciones, mientras que en el interior han realizado actividades de protesta y reflexión acerca de la violencia de género.

Todo esto ha llevado a que, aproximadamente, 15 universidades se hayan unido a esta iniciativa y sus estudiantes se han manifestado con protestas, toma del recinto y demostraciones explicitas de sus incomodidades y repudio ante la sociedad machista.

Algunas cifras

Pero no se queda allí, el 71 % de la población chilena a demostrado su apoyo a estas movilizaciones y considera que su país es machista, resultados que fueron comprobados por una encuesta llevada a cabo por “Cadem”.

La revolución feminista, no sólo proviene de estas acusaciones de abusos sexuales a académicos, sino también de muchos casos y declaraciones que han salido a la luz en los últimos dos años como es el caso de la joven empalada en Argentina y la tajante respuesta del colectivo feminista “Ni una menos” o el descubrimiento de casos de abusos sexuales dentro de la industria del cine que han creado campañas internacionales como #MeToo.

Para validar todos los argumentos, la antropóloga y feminista chilena Sonia Montecino ha explicado a que se debe el repentino estallido de este movimiento entre las jóvenes universitarias y se basa en los centros y programas de estudio de género que imparten dichas universidades desde la vuelta de la democracia en Chile.

Lo que lleva a que las alumnas formen una conciencia mayor respecto a los abusos y tengan una mirada crítica frente a la vida social y el papel de la mujer actual, dándose cuenta así de los derechos que se le quitan diariamente y de las situaciones desagradables que no debería vivir.

En cuanto a las peticiones que han hecho podemos encontrar: una educación no sexista, seguridad en los centros de estudios, igualdad real en todos los ámbitos, mayor atención y reacción a las denuncias de acoso y violencia de género y una aplicación real a los derechos y garantías de las mujeres.

Entre tantas exigencias, la que más ha sobresalido es la de educación no sexista, una medida que sin duda lograría dar solución al resto de las peticiones lo que ha llevado a la ola feminista a enfocarse mucho en ella y potenciar el cambio de conciencia, tanto para hombres como mujeres de la sociedad actual.

Compartir:

Sé el primero en responder

Deje una respuesta

Tu dirección de correo eléctronica no será publicada.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.