La historia de “La Once”, costumbre chilena que pocos entienden

Once chilena

Como en cualquier parte, Chile es un país con creencias, historias, costumbres y cultura propia que nace en su tierra desde hace miles de años y hoy en día se practica con normalidad. Sus celebraciones, sus feriados, sus eventos, sus líderes y más forman parte de esto.

Cabe destacar que, la comunidad chilena a pesar de formar parte de Latinoamérica tiene una cultura muy particular y propia de su país, que en muchas ocasiones pocos pueden entender o desconcierta a sus países vecinos, partiendo por su larga lista de modismos y su manera tan única de hablar.

Además, tienen muchas formas de celebrar y brindar honor a sus raíces y creencias religiosas. Si estás paseando por el norte del país, no dudes en visitar el 16 de julio el pueblo de La Tirana y disfrutar de la festividad que hace homenaje a la Virgen del Carmen. O unirte a la celebración patriótica que realizan con euforia cada 18 y 19 de septiembre a lo largo de todo el país.

Lo cierto es que, aunque cada zona del país tenga sus propios estilos de vidas y costumbres, en general hay muchas cosas que son características de Chile y que cualquier chileno hace o cree con total naturalidad.

Una de las más destacadas es “la once” esa hora del día donde la familia se reúne alrededor de la mesa a disfrutar de una buena taza de té o café, junto con pan, bien sea marraqueta o hallulla (que nunca faltan en casa) y todos sus acompañamientos como palta, jamón, queso, entre otros.

Si bien puede variar lo que se come dependiendo de en que parte del país te encuentre o de las preferencias de cada familia, esta es una tradición que todos los chilenos realizan con regularidad y hasta en algunas ocasiones la usan en sustitución de la cena.

Pero, ¿qué es “la once”?

La once hace referencia04 ese punto del día en el que muchas familias se unen para disfrutar de las delicias de la gastronomía chilena, así como un picoteo, un té o alguna otra opción para compartir un agradable y exquisito momento. Lo interesante de este acontecimiento es que no corresponde a una cena, ni a un almuerzo ni a una merienda, sucede en el tiempo justo entre la merienda (para quienes la toman) y la cena pudiendo abarcar un horario entre 17:00 y 21:00 horas, usualmente cuando las personas llegan a sus hogares después de una jornada laboral.

Además, otro hecho relevante es su característico nombre que, al pensarlo bien, no tiene ninguna relación con el hecho en sí pues esto no ocurre durante las once de la noche o de la mañana o con once personas o durante once minutos o algún otro factor con el que pueda simplemente pueda relacionarse, su origen va mucho más allá de una asociación simple y natural de los seres humanos.

¿Cuál es el origen de “la once”?

Aunque aun existen muchas dudas acerca del origen real de esta palabra, la historia más acertada es que viene de finales del siglo XIX cuando los trabajadores de las salitreras acostumbraban a acompañar su merienda con un trago de “aguardiente” lo que estaba prohibido debido a la restricción de alcohol, para cubrir que eso era lo que pedían lo llamaban “once”, ya que la palabra tenía 11 letras.

Esta es la historia con más validez, pero otras teorías apuntan a un club de reunión de once damas que se juntaban a mitad de la tarde para compartir té y galletas o que hace referencia a la conocida comida tomada a media mañana “elevenses” que, proveniente del inglés, se traduciría como “onces”.

Compartir:

Sé el primero en responder

Deje una respuesta

Tu dirección de correo eléctronica no será publicada.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.