Una nueva vida para los campamentos en Lo Barnechea

Felipe Guevara - Casas Lomas II

La comuna de Lo Barnechea se caracteriza por realizar iniciativas en pro de la comunidad y aprovechar todas las oportunidades que permitan el alcance de mayores beneficios para sus vecinos. Por ello cuando el alcalde de Lo Barnechea, Felipe Guevara, supo de la construcción de la ampliación de Costanera Norte, vio una excelente alternativa para quienes vivían en condiciones precarias en el Campamento Lomas II.

Surge de esta manera la unión entre la municipalidad, Serviu y Costanera Norte para mejorar la calidad de vida de las familias que vivían hace más de 68 años en ese lugar y que ahora han cambiado esas viviendas pequeñas por verdaderas casas y un barrio nuevo.

Las viviendas conseguidas por el alcalde tienen una superficie de 72 m2 que pueden ser ampliables hasta los 90 m2 e incluyen 3 dormitorios, un gran living comedor, un baño en el segundo piso, estacionamiento y panel solar que reducirá los gastos de energía para las familias, distribuido en tres pisos.

El alcalde Felipe Guevara señala que: “Cuando comenzamos, éramos ─junto con Antofagasta─ la comuna con más campamento en Chile. El municipio hizo un gran esfuerzo no sólo porque los vecinos permanecieran en Lo Barnechea, sino también por mejorar su calidad de vida”, agregando que “con las Lomas II estamos construyendo las mejores viviendas sociales para el campamento más antiguo de Chile”.

Casa Lomas II

Para el proyecto se destinaron 4 mil millones para construir las 106 viviendas, aportando Costanera Norte $840 millones, el municipio de Lo Barnechea $1.171 millones y Serviu aportó $1.453 millones, pero las familias también tuvieron que colaborar con un ahorro propio de $29 millones, agrupando la cantidad necesaria para poder concretar el sueño de la casa propia. “Las familias vivían en calles con suelo de tierra, algunas sin baño y piezas separadas por una cortina. Ahora se van a una casa sólida, de hormigón, con baño con tina”, comenta Felipe Guevara.

La vida de las personas del campamento nunca más será comparada a la de antes. Las casas les proveen una mejor calidad de vida y mitigar la construcción de la extensión de Costanera Norte que tantos beneficios les regaló a estos vecinos de Lo Barnechea quienes al momento de irse de sus antiguos hogares expresaban sus emociones al dejar su pasado y recibir el futuro “Fue muy emocionante. Viví toda la vida allá. Cuando nos veníamos para acá, la máquina derribó la casa de mi madre (en la toma) y fue un llanto”, recuerda Jannet Rivas (34). La señora Yolanda Valenzuela intentó largos 17 años poder postular a la casa propia y esta oportunidad fue la que le permitió entregar a su familia un mejor hogar, “La emoción fue enorme cuando con mis hijos fuimos a conocer la casa, porque son hermosas, muy grandes, imagínese que tienen tres pisos, realmente son casas muy dignas, que nos cambian la vida a nosotros que llevamos prácticamente una vida viviendo en un campamento”, agrega que “las casas son más grandes y bonitas, además de que vamos a tener un barrio mucho más lindo y con los vecinos ya nos tenemos que empezar a organizar por el tema de la seguridad. Mi hijo es el más contento, porque tiene 12 años y ya escogió la que va a ser su pieza”.

El municipio del alcalde de Lo Barnechea ya ha fijado nuevas metas para este año, determinando que a partir del segundo semestre se comenzará la construcción de un nuevo conjunto habitacional con 380 viviendas sociales nuevas para poner fin al campamento Juan Pablo II de una vez y erradicar los campamentos de la comuna, brindándole a los vecinos un hogar digno y seguro quienes contarán con el apoyo municipal mientras se termina el proyecto, “Entregaremos un voucher a las familias para que con ese dinero puedan arrendar en alguna otra parte mientras nosotros construimos. Así, cuando ellos vuelvan, habitarán en el mismo lugar”, asegura Felipe Guevara.

Compartir:

Sé el primero en responder

Deje una respuesta

Tu dirección de correo eléctronica no será publicada.


*