Joven empresario cuenta sobre el valor real de las viviendas en Chile

Danyelo Oteiza y alza en propiedades

El siguiente texto es una columna de opinión de Danyelo Oteiza Aguirre, destacado joven empresario quien se dedica al negocio de la venta de predios y parcelas de agrado.

En nuestro país siempre han existido los mismos problemas sociales. La primera vez que se acuñó el término “cuestión social” en Chile, que era una palabra inventada en Europa, fue a finales del siglo XIX. Hacía referencia al conjunto de problemáticas de la sociedad de la época asociadas a la gran pobreza que existía, dentro de los que siempre sobresalían cuatro temas: Salud, vivienda, educación y trabajo.

Es por esa razón, que a partir de esos años, los discursos presidenciales y políticos se llenaron de promesas de campaña que prometían solucionar esos problemas. Con el pasar de los años, es cierto que varias cosas han mejorado, como el hecho de que la pobreza y analfabetismo cada vez son menores, pero hasta el día de hoy, los mismos cuatro temas que mencioné siguen apareciendo en las propagandas políticas y aún no tienen solución.

¿Qué pasa con el sueño de la casa propia?

Pero para no desviarme del tema, quiero comentar el tema de la vivienda, ya que es el rubro al cual por años me he dedicado. ¿Cuántas veces hemos oído hablar del sueño de la casa propia? Por lo menos yo lo vengo oyendo desde que tengo uso de razón. Con el pasar del tiempo, este “gran anhelo” de los chilenos se ha vuelto más complicado de realizar.

¿Por qué? Pues por varias razones. Una de ellas es porque el sueldo mínimo establecido en Chile apenas alcanza para arrendar una casa y mantener a la familia, por lo que para comprarla necesitarías juntar dinero durante mucho tiempo  o pagar por muchos años un crédito en el banco.

No obstante, hay otro factor más influyente aún, que es que el valor que se les está dando a las viviendas en general es totalmente desmedido y a veces sin mucho fundamento. Creo que la mayoría de las inmobiliarias del país agregan ceros a la cuenta final por tareas o materiales, que yo mismo sé, por el rubro al cual me dedico, que no cuestan realmente lo que mencionan.

 

Danyelo Oteiza

En el tema de la construcción, por ejemplo, he sabido de inmobiliarias que al momento de construir una vivienda gastan 10 millones de pesos, pero que al final, con valores que le agregan como costos operacionales, salas de venta, publicidades en la televisión, entre otras cosas, terminan cobrando 150 millones o más, lo que es realmente una locura. 

─Danyelo Oteiza.

¿Una nueva burbuja inmobiliaria?

Finalmente, qué es lo que está pasando, es que están creando una burbuja inmobiliaria tal como pasó en Estados Unidos en 2008. Están generando un sistema en que la gente, la única forma en la que puede acceder a una vivienda es a través de un crédito solicitado en una entidad financiera. Yo no conozco a nadie que se compre una casa de 300 millones al contado. Es imposible, nadie tiene esa liquidez. No las personas trabajadoras, no las personas comunes y corrientes.

Entonces, finalmente yo creo que algún día esta burbuja que menciono va a terminar estallando. Muchas de las personas que pidieron créditos hipotecarios no van a poder pagarlos y se va a generar una situación muy complicada, ya que la gente se queda sin casa, la inmobiliaria sin ganar el valor pactado y el banco sin ganar el interés por el crédito solicitado.

Es por estas razones, que a mi cuesta entender porqué el valor de las viviendas sigue subiendo aún en pandemia. Aparte del problema que puede ocasionar utilizar un modelo de negocios como el que anteriormente describí, las inmobiliarias no han reparado en que los chilenos tienen más problemas hoy gracias al coronavirus.

La situación en Chile

Por un lado, Chile se convirtió en el tercer país que más empleos perdió en el mundo según datos de la Cámara del Comercio de Santiago. Por otro lado, muchas pymes tuvieron que cerrar debido al cese de actividades producto de la pandemia. Solo en Valparaíso, por poner un ejemplo, el año pasado tuvieron que cerrar 465 pymes.

Entonces, ¿qué se debería hacer para cambiar esta situación? A mi criterio, creo que las grandes inmobiliarias que operan en nuestro país debieran guiarse por un modelo más orientado hacia lo social. Por ejemplo, en mi empresa lo que hacemos es dedicarnos a buscar terrenos rurales, urbanizarlos, dividirlos y venderlos a las familias que deseen construir su propia casa dentro de él.

Si en un terreno invierto 10 millones y luego de tasarlo me dicen que cuesta 30, yo finalmente lo vendo a 25. Al final, yo seguiré obteniendo una ganancia por eso y las personas tendrán sus viviendas a un precio mucho más accesible que en el mercado actual. Siento que las inmobiliarias deben acercarse a ese pensamiento, el de tener conciencia de que las personas de nuestro país tienen sus propios problemas y comprar una vivienda no puede convertirse en uno más. Finalmente, es ver a las personas como personas que son y no como números.

Si te gustó esta columna, puedes conocer más del experto en su sitio web.

 

Compartir:

Sé el primero en responder

Deje una respuesta

Tu dirección de correo eléctronica no será publicada.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.