Cómo la cultura de sismos en Chile evita desastres

Construcciones contra sismos en Chile

Los sismos en Chile han provocado pérdidas humanas y materiales. Por su ubicación geográfica en el cinturón de fuego del pacífico, nuestro país se considera uno de los más sísmicamente activo del mundo. Por ende, muy expuesto a las consecuencias de estos desastres naturales.

En enero del 2010, se registró un terremoto en Haití, con una magnitud de 7,0 en la Escala del Momento (Mw) y grado XII en la Escala de Mercalli. Dejó 360 mil de pérdidas humanas, 350 mil heridos y 1 millón 500 damnificados. Se considera uno de los terremotos más devastadores en la historia.

En junio del 2020, los noticieros daban cuenta de un fuerte terremoto ocurrido en Oaxaca, México. Más de 8.000 casas afectadas, estructuras dañadas, colapso de edificios y 10 pérdidas humanas.

Mientras, en Chile, desde el terremoto de Valdivia en el año 1960 (el Gran Terremoto de Chile). Con una magnitud de 9,5 Mw, Grado XII en la Escala de Mercalli y con cerca de 2.000 muertos, se intenta avanzar en temas de construcción. Con el objetivo de que las pérdidas humanas a consecuencia de un terremoto sean las menos posibles.

En nuestro país, las consecuencias en destrucción de infraestructura a causa de un sismo, ha ido en disminución. Esto se debe al avance que ha tenido la normativa antisísmica en materia de construcción en Chile. Pero antes de seguir, ¿sabemos realmente qué es un terremoto y cómo se mide?

Qué es un terremoto y las escalas Mercalli y Richter

En palabras simples, un terremoto es el movimiento brusco de la corteza terrestre, debido a la acumulación de energía durante un largo período. Es decir, es el movimiento que sentimos cuando viene un temblor o movimiento de magnitud.

Pero técnicamente, nuestro planeta está formado por varias placas, cada una de diferentes características químicas y físicas. Estas placas, llamadas tectónicas, están en constante proceso de acomodación, el que puede producirse a lo largo de varios millones de años. Estas dan paso a la formación de lo que hoy vemos como la superficie de nuestro planeta. Así se originan también a los continentes y relieves geográficos, proceso que se mantiene y está lejos de acabarse.

En el caso de Chile, los sismos se producen por subducción de placas, es decir, la placa de Nazca se introduce bajo la placa Sudamericana generando roturas de fallas bajo la corteza terrestre, lo cual produce la liberación de energía, dando lugar al sismo.

Talcahuano después del 27F
Talcahuano después del terremoto en Chile el 27 de febrero de 2010

En el mundo, existen dos escalas para medir la magnitud de los movimientos: la Escala Richter y la Escala de Mercalli. La primera mide la fuerza de los movimientos sísmicos en cuanto a la cantidad de energía que liberan. Se determina por un logaritmo de la amplitud de las ondas registradas por el sismógrafo.

Por su parte, la Escala de Mercalli, se basa en un sistema de 12 grados (medidos con números romanos, y se basan en la observación de los daños y efectos que provoca el sismo.

Norma de prevención de sismos en chile

En Chile han ocurrido varios terremotos verdaderamente devastadores. Esto hizo pensar en la necesidad de una norma que permitiera la construcción de infraestructura que salvara vidas humanas ante uno de estos desastres naturales.

Así, en el año 1966 se dio inicio al estudio y desarrollo de la Norma Chilena 433 o Norma Técnica de Cálculo Antisísmica y que se oficializó y actualizó en el año 1972.

Esta norma básicamente establece que las estructuras (edificios, por ejemplo) mantengan un nivel de resistencia que permita salvar vidas humanas, sin embargo, no obliga a que dichas construcciones no puedan sufrir daños.

Y para que esta norma exista, las normas de construcción son fundamentales, ya que exigen el uso de ciertos materiales. Y aunque esto pueda resultar costoso, es una norma que se respeta y lo vemos en los múltiples sismos que afectan al país.

Dentro de estos materiales, destaca el hormigón armado y el acero, base de la mayoría de las construcciones en Chile. Estas dan flexibilidad y resistencia, y permitiendo que los edificios se muevan y balancee con el movimiento, imposibilitando su caída.

También existen construcciones un poco más modernas que incorporan otras tecnologías como los aisladores sísmicos, que absorben la energía de un sismo, lo que evita la transmisión al edificio.

Pero hay otro elemento fundamental, que el estudio de suelo que se realiza para que los cimientos de una construcción sean adecuados.

Si bien es cierto, en el mundo no todos los movimientos son iguales ni del mismo tipo, sin duda esta norma permite salvar cuantiosas vidas en nuestro país, por lo que su cumplimiento seguirá siendo fundamental en Chile, uno de los territorios más sísmicos del mundo.

Compartir:

Sé el primero en responder

Deje una respuesta

Tu dirección de correo eléctronica no será publicada.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.