6 pasos para reducir tu huella de carbono

cómo disminuir huella de carbono

Habitualmente cuando se habla del cuidado al medioambiente se menciona la “huella de carbono”, un concepto que pocos saben exactamente a qué se refiere.

En palabras sencillas, la huella de carbono es una de las formas más comunes de medir el impacto negativo que las personas dejamos día a día sobre el planeta. Se mide en base a las emisiones de de dióxido de carbono (CO2), que son liberadas a la atmósfera cada vez que, por ejemplo, ocupamos desodorante en spray o salimos a pasear en auto.

¿De qué forma puedes cuidar tu huella de carbono (y de paso cuidar el planeta)?

A continuación, te dejamos 6 simples acciones que puedes hacer a diario para cuidar el entorno.

1.- Desenchufar lo que no ocupes

Una costumbre muy habitual es dejar el computador o el cargador del celular enchufados, aunque no se estén ocupando. ¿Por qué lo hacemos? Muchas veces es netamente flojera.

Estos artículos electrónicos, además de abultar silenciosamente tu cuenta mensual de electricidad, están “chupando” energía aunque estén apagados o sin uso. Como consecuencia de ello, también están contaminando el medioambiente.

“Hay electrodomésticos, como el refrigerador, que tienen que estar todo el día enchufados. Eso se justifica. Pero hay otros que no son necesarios y se quedan conectados por descuido, como los televisores, los hervidores o los secadores de pelo. Ahora que el mercado está ofreciendo artículos que cuentan con tecnología de automatización, como cortinas roller o cerraduras, es importante fijarse su gasto energético a la hora de elegir”, opina Laura Yáñez, gerente de Marketing WCP de Hunter Douglas

Por ello, una recomendación saludable es que antes de salir de casa, desenchufes todo lo que no estás ocupando, de modo de no desperdiciar energía eléctrica. Y si algo se queda, que tenga sea de bajo consumo.

2.- Secar la ropa al sol o al viento

Una de las formas más fáciles y generalizadas para secar la ropa son las secadoras. De hecho, prácticamente en todas las casas hay una o bien, es común encontrarlas en los espacios comunes de los edificios.

Aquellas máquinas que sacan la ropa humeante y prácticamente lista para volver a usar, no hacen más que contaminar, debido a que gastan mucha energía en pocas prendas.

Según recomienda la revista National Geographic, no siempre es necesario usar la secadora. Hay veces, sobre todo en verano, que la ropa recién lavada se puede secar como lo hacían las abuelitas, es decir, dejándolas al viento o al sol. Aunque esto toma más tiempo, el resultado será el mismo.

3.- Mantén limpio tu refrigerador

Es un hecho que el refrigerador es un electrodoméstico imprescindible para cualquier hogar y por ello, tiene que mantenerse funcionando las 24 horas del día, aunque eso implique un gasto considerable en electricidad.

La lógica es simple: mientras más cosas hayan en su interior, más energía ocupará para conservarlas frías. Por ello, de acuerdo a las recomendaciones de National Geographic, deberías siempre mantener tu refrigerador limpio, lo más vacío posible, de modo de guardar sólo lo indispensable.

Es habitual que, con el ajetreo diario, las personas se olviden de lo que van guardando en el refrigerador, especialmente aquellos que son solteros o viven solos. Antes de olvidar bolsas, viandas o alimentos que se descomponen es aconsejable desocupar. Así no sólo se ahorrará energía, sino que además disminuirá el aporte negativo a la huella de carbono.

4.- Conservar el agua caliente en un termo

El invierno suele ser una época en que las cuentas eléctricas suben considerablemente. No sólo por la calefacción, que muchas veces es en base a electricidad, sino también por todas las veces que encendemos el hervidor para tomar algo caliente.

Pues bien: el hervidor es uno de los electrodomésticos que más gasta energía en un hogar, por ello los expertos recomiendan no abusar de lo fácil que resulta ocuparlo.

En vez de hervir agua reiteradas veces al día, puedes comprar un termo y almacenar agua caliente por varias horas. El resultado será el mismo y tu conciencia estará tranquila con el medioambiente.

5- Que tu auto esté sin problemas

Hay que reconocer que si realmente quieres aportar al medioambiente, lo mejor es que dejes el auto en la casa y prefieras la bicicleta, un scooter, caminar o simplemente el transporte público.

Sin embargo, si prefieres o estás obligado a usar tu auto particular, es fundamental para el medioambiente que lo mantengas en óptimas condiciones. Por ejemplo: “Usar el aceite de motor recomendado por el fabricante para mejorar el rendimiento, o tener los neumáticos siempre inflados de manera correcta, con el fin de disminuir el gasto de combustible además de hacerle las mantenciones que correspondan en el tiempo indicado”, explica Juan José Santa Cruz, gerente general de EstoySeguro.cl

6.- Comprar alimentos de procedencia local

Cuando vamos al supermercado, solemos olvidar que, mientras más lejana sea la procedencia del alimento que estamos comprando, más combustible se gastó en que llegara a nuestras manos.

Por ello, el mejor consejo es comprar alimentos de elaboración local o lo más cerca posible de nuestra ciudad. Esto, además de reducir la huella de carbono, ayuda a potenciar la economía de la zona donde vives.

Ahora que conoces estos consejos, se te pueden ocurrir otras formas sencillas de disminuir tu huella de carbono. Recuerda que todo el aporte parte por uno mismo.

Compartir:

Sé el primero en responder

Deje una respuesta

Tu dirección de correo eléctronica no será publicada.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.